Duo con una ilustración que dice Querido Duolingo

¡El tema de hoy¡

Querido Duolingo,

Quizás sea una pregunta simple, pero me he estado preguntando: ¿cuál es la diferencia entre los acentos y los dialectos? También, ¿cómo desarrollan las personas una pronunciación, palabras o reglas gramaticales tan diferentes para un mismo idioma? (Es divertido, pero… ¡ayuda!)

¡Gracias!
Una caja de resonancia

¡Excelente pregunta! Esto es algo que afecta a cada persona en cada idioma, ya sea que lo hayas usado al crecer o que sea un nuevo idioma que estás aprendiendo.

Todos tenemos al menos un acento y un dialecto (¡sí, tú también!), aunque es posible tener más de uno. Los acentos y dialectos pueden representar la región de la que provienes, tu etnia, raza, edad, religión y muchas otras dimensiones (¡incluso tu experiencia universitaria, como explicó la Dra. Jessi Grieser en la Duocon 2021!). También es común que las personas alternen entre sus acentos y dialectos, ya sea intencionalmente o sin querer, a medida que se mueven por el mundo, según con quién estén hablando, donde estén y qué quieren transmitir sobre su identidad: ¿es esta persona alguien a quien le quiero demostrar cercanía y sonar más similar a ella? ¿O quiero demostrar que no soy parte de este grupo y quiero sonar menos similar a ella?

Eso es solamente si pensamos en el idioma que usaste al crecer, pero estas capas están seguramente presentes en tu segundo, tercer y cuarto idioma. También puedes tener un acento “extranjero” en un idioma que refleja los otros idiomas que conoces (¡de hecho, la línea entre “nativo” y “extranjero” en los idiomas puede ser bastante difusa!).

Hoy vamos a enfocarnos en los acentos y dialectos del idioma con el que creciste. Piensa en esto como una introducción, así podremos ir respondiendo más preguntas sobre acentos y dialectos en las próximas semanas (¡pero solo si nos envías tus preguntas por correo electrónico.

¿Cuál es la diferencia entre un acento y un dialecto?

Muy bien, Caja de resonancia, la respuesta corta es:

  • Acento suele referirse a la pronunciación
  • Dialecto suele referirse a un grupo completo de características del idioma, donde se incluye la pronunciación, pero también las diferencias en vocabulario y gramática y cómo se usa el idioma (como las reglas de cortesía).

Entonces, si tú y yo hablamos dialectos diferentes del español, lo más probable es que haya una diferencia entre las palabras que usamos (quizás yo digo calabacín y tú dices zapallito), algunas reglas gramaticales (quizás yo digo ¿Quieres un poco de té? en lugar de ¿Querés un poco de té?) y cómo utilizamos esas palabras (algunos dialectos del español usan ¡Qué buena onda! y yo podría usarlo también… pero para mí es más natural decir ¡Qué padre!).

Si tú y yo tenemos diferentes acentos de español, es muy probable que tengamos otras diferencias como las que mencionamos antes, pero si mencionamos específicamente nuestros acentos, nos estamos refiriendo únicamente a las diferencias de pronunciación.

Las comunidades que usan un dialecto o acento particular pueden variar en tamaño: algunos dialectos incluyen a millones de personas, mientras que otros a solo cientos de ellas (¡y algunas incluso menos que eso!). Por ejemplo, el inglés norteamericano se refiere al dialecto del inglés que es hablado en Estados Unidos y Canadá por cientos de millones de personas. Sin embargo, dentro de esa región inmensa existen muchos dialectos pequeños de diferentes tamaños, donde están el inglés afroamericano, el inglés de Pittsburgh y el inglés del sur entre otros.

¿Cómo funcionan los acentos y los dialectos?

If you use language, you have an accent. And if you use language, you are using a dialect of the language. That includes everyone!
Si usas un idioma, tienes un acento y, si usas un idioma, estás usando el dialecto de ese idioma. ¡Eso nos incluye a todos!

No es raro que las personas sientan que no tienen un acento, particularmente si la mayoría de las personas que las rodean hablan de la misma manera y, en especial, si las personas en posiciones de poder a su alrededor hablan de una forma similar a ellas. En cambio, un idioma puede ser pensado como una colección de dialectos, todos más o menos comprensibles entre ellos. Como dijo recientemente en Twitter la lingüista de Internet y expositora en la Duocon 2021, Gretchen McCulloch, “un idioma es un montón de dialectos que usan la misma gabardina”.

Muy bien, entonces, ¿de dónde vienen todos estos acentos y dialectos? Primero, es útil recordar que el idioma es una de las muchas partes de la cultura y tradiciones compartidas que tenemos los seres humanos y, por eso, las personas usan el idioma de maneras que coincidan con sus comunidades e identidades. Nuestra ropa, intereses, gestos, peinados y aspiraciones son definidas por nuestros alrededores (¡incluso cuando estos alrededores nos llevan a rebelarnos contra ellos y dejar atrás nuestra comunidad!). En cuanto al idioma, somos criaturas a las que les gusta sonar como las personas que percibimos que se parecen a nosotros o a quienes queremos parecernos.

Lo segundo que hay que saber es que típicamente los acentos y los dialectos evolucionan de manera gradual, así que cualquier diferencia drástica que notes hoy en día probablemente haya empezado como pequeñas diferencias o eran utilizadas por solo una pequeña parte de la comunidad hasta que se expandieron. ¿Recuerdas ese juego, “teléfono descompuesto”, en el que una persona te susurraba una palabra y tú debías susurrarle lo mismo a la siguiente persona? En general, después de que una palabra pasaba por todo el grupo, ¡se convertía en una palabra completamente diferente! Puedes pensar en el idioma y los dialectos como un juego de “teléfono descompuesto” a gran escala: dos comunidades vecinas pueden compartir una misma palabra con una pequeña diferencia y otras dos comunidades vecinas pueden compartir una pequeña diferencia distinta en esa palabra y otras dos pueden tener otra diferencia, y así. Si todo eso puede ocurrir con una sola palabra, ¡imagina qué distintos pueden ser los dialectos cuando tomas en cuenta frases, gramática, reglas de las conversaciones y, claro, acentos!

Con el tiempo, los dialectos pueden divergir tanto, o diferenciarse tanto entre ellos, que dejan de ser comprendidos con facilidad por cada grupo. Esto usualmente coincide con otros cambios, culturales y políticos, por lo que podrías empezar a llamarlos idiomas diferentes. ¡De hecho, las lenguas romances nacieron como diferentes dialectos del latín!

Cuatro hechos sorprendentes de los acentos y dialectos

1. Ningún acento es inherentemente más fácil de pronunciar o entender que otro

Por supuesto, algunos acentos son definitivamente más fáciles de entender o pronunciar para ti, ¡pero eso depende totalmente de tu experiencia personal con los idiomas! Nuestro cerebro entiende mejor aquello a lo que fuimos expuestos, sin importar qué sonidos escuchamos o lo que otras personas puedan pensar sobre el acento y sus hablantes. Lo mismo sucede al pronunciar un acento: si no creciste pronunciando una palabra de determinada manera, ¿eso hace que las diferentes pronunciaciones sean inherentemente *difíciles” o que sea difícil para ti, según tu experiencia con los idiomas?

2. Tu acento siempre está cambiando, aunque sea un poco

Estamos constantemente adaptando nuestros acentos, en formas que probablemente ni siquiera notemos. Eso es porque nuestros acentos (y, en realidad, muchas de las características de nuestro idioma) son muy susceptibles a las presiones grupales: nuestros cerebros llevan cuenta de una cantidad enorme de detalles sobre el idioma que nos rodea (cómo se pronuncia exactamente una vocal, con qué frecuencia escuchamos una palabra o una frase, quién utiliza qué palabras nuevas) y a menudo no podemos evitar cambiar sutilmente nuestros acentos en respuesta a lo que se usa comúnmente a nuestro alrededor. Un ejemplo muy interesante de esto es el discurso de la reina Elizabeth(en inglés): los lingüistas han analizado sus transmisiones anuales para Navidad y han rastreado con el tiempo cómo sus vocales se han ido pareciendo a las de los ciudadanos en el sur de Inglaterra.

3. Los acentos y dialectos “estándar” son una especie de mito

Qué acento o dialecto es considerado “estándar” tiene que ver con las personas que lo usan y nada tiene que ver con las características lingüísticas de ese idioma. Quizás hayas escuchado a personas explicando por qué el “estándar” tiene más sentido o que hace algo de una forma más lógica, pero en realidad el fundamento va en sentido contrario: cualquiera que sea la pronunciación, la palabra, frase o gramática que usen las personas que estén en el poder, siempre termina existiendo una explicación de por qué esa es la mejor forma de hablar. Sin embargo, no hay sonidos/palabras/frases/gramáticas inherentemente neutrales o “mejores”. No es casualidad que muchas de las variedades “estándar” coincidan con la región o la ciudad que sea políticamente poderosa, como la capital de un país.

4. Los acentos pueden funcionar de diferentes formas en diferentes idiomas

Los acentos tienen los mismos principios subyacentes en todos los idiomas, ¡pero los resultados pueden verse diferente según cada idioma! En inglés, la mayor diferencia entre un acento y otro suele ser típicamente la forma en que se pronuncian las vocales. Por ejemplo, la palabra “Potato” (papa) tiene toda una canción(en inglés) dedicada a las distintas pronunciaciones, donde las consonantes P-T-T son básicamente iguales, pero los hablantes norteamericanos e ingleses pronuncian diferente las vocales. Ten en cuenta que esta es una gran generalización acerca de un idioma hablado por docenas de países en todo el mundo. ¡Definitivamente hay muchas diferencias entre las consonantes en todo el mundo!

Por otro lado, en muchos dialectos del español hay una consistencia en las vocales y son las consonantes las que pueden sonar muy diferentes. En España, la mayoría de los dialectos tienen un sonido “th” (como el de “th” en la palabra “think”) en las palabras con “z”, “ce” y “ci”, por lo que casa y caza suenan diferentes. La “r” también es pronunciada diferente según el acento, así que el sonido “r” del caribe suena más como una “l” o incluso una “j” según la palabra y el acento del hablante (cubano, portorriqueño, dominicano, etc.). Los acentos de Argentina y Uruguay tienen típicamente un sonido como el de “sh” en inglés, lo que hace que palabras como calle suenen como “cashe”. (Ten en cuenta lo mismo que antes: ¡definitivamente hay muchas diferencias entre las vocales de los dialectos del español! Esta es una generalización).

Los idiomas hablados no son los únicos que tienen acentos. ¡Las personas que usan lenguas de señas, como la LSA (Lengua de Señas Americana) también tienen acentos! Podemos describir las señas por las formas en las que se colocan las manos, el movimiento de las manos, la ubicación de las manos, si las manos están de frente y otras características del cuerpo al momento de producir la seña. Entonces, un acento en una lengua de señas es cuando esas características son un poco diferente para una persona que utiliza lengua de señas con respecto de otra. Tal como en inglés las vocales en “potato” y “potahto” pueden variar, en LSA, una persona puede colocar las manos en una forma distinta de la de otra.

* * *

Ahí está la introducción a acentos y dialectos, Caja de resonancia. Este es un tema muy rico que aborda la lingüística, historia, antropología, política y aprendizaje de idiomas, así que haznos saber qué otras dudas tienes o de qué te gustaría aprender más. ¡Y tú también! Puedes enviar tus preguntas a dearduolingo@duolingo.com o dejarnos un mensaje en las redes sociales con el hashtag #DearDuolingo. ¡Nos vemos en dos semanas!