Learning a new language takes patience, practice, and, most of all, time, so learners are eager to make the most of their effort. Given what we know about languages, learning, and the brain, what's the best way to learn a language?

There's not a one-size-fits-all approach, since learners have varied needs, goals, and experience studying languages, but there's a lot we do know about successful learning. In this post, we'll identify the most important ways to boost your language learning, and we'll turn to the best language learners around for inspiration: kids!

Illsutration of a baby in a purple onesie, sitting on the floor, with their hands raised in joy and their mouth open and smiling. Baby has one blonde curl on their head and is wearing a purple headband with a bow.

So easy, even a baby can do it!

Kids are the gold standard of language learning, because they make it look so easy! In fact, it takes many years and lots of trial and error for kids to grow into good conversational partners who express themselves clearly and know just what to say and--equally important--what not to say. You've probably heard that kids' brains are better at picking up languages, and that's true--but it's not the whole story.

Kids are also such good learners because of the language situations they find themselves in. They are highly motivated to communicate and connect with the world around them, and they use all kinds of language to do it, no matter how adult-like or sophisticated their language might sound. They don't get hung up on knowing all the grammatical rules, exact terms, or best way to express something: they communicate at all costs, with whatever words and grammar they have at their disposal, and that is a compelling lesson for all language learners.

Here are more lessons from the littlest language learners:

Find lots of language

Kid inspiration: Kids are surrounded by the language(s) they're learning morning, noon, and night, so they get tons of input (language that they can learn from).

Adult application: Your brain needs lots and lots of examples of language--vocabulary, grammar, sounds, rules about when and where to use certain terms--so the first rule of child-like language learning is just to get in front of the language, in any way possible! However you can, whenever you can, using whatever tools you can.

The input that kids get is especially good for learning because it's rich in information. Flashcards and verb charts can help reinforce and organize what you learn elsewhere, but the real learning happens when the language comes with meaningful context, like longer phrases and sentences, storylines, dialogues, images, and real-world scenarios. Good input with lots of context will help get you noticing patterns, remembering them, and having them ready to go for communicating.

Two children are sitting on the floor playing with an orange cat. One child is light-skinned, is wearing a purple t-shirt, purple pants, and a backwards purple baseball cap, and is watching the cat. The other child is dark-skinned, has blue pants and a yellow t-shirt, and is dangling a feather toy on a string in front of the cat.

Pace yourself

Kid inspiration: It takes years for children to learn all the parts of their language, and some particularly tough sounds and grammatical phrases aren't mastered until kids are school-age. And we keep learning vocabulary and more academic or formal grammar through our teenage years and beyond!

Adult application: Learning a new language takes a long time, but most learners don't need to have impeccable, orator-like agility. Being confident and conversational is an admirable goal, and it doesn't have to take years to get there. Think about your personal language needs and then decide on the right proficiency goal for you--instead of trying to achieve what kids do in 5 (or 7, or 15, or 35) years. Maybe your two-year plan is to speak entirely in Spanish when you visit your abuelos, but setting shorter-term goals will help you build a sustainable study habit and let yourself feel progress in the meantime. There's no quick fix or proven shortcuts, so pace yourself, and focus on small, bite-sized learning to get you to your finish line.

Embrace mistakes

Kid inspiration: Kids are less hesitant about having perfectly adult-like language at the ready, and instead they focus on communicating. They have lower affective filters than adults do, which means they are less worried about making language errors in front of others and typically have less anxiety about saying what's on their mind (parents, sound familiar?).

Adult application: Focus on getting your point across, and don't get hung up on being perfect. Mistakes are a necessary part of language learning--they show places where your brain is still testing which options work and which don't--and making mistakes draws your attention to the correct form for later use. Risking mistakes also means helping your brain develop strong connections to understand, use, and retrieve the language from memory more efficiently. They're worth the risk!

Two dads with their six children. One dad is bald and has a beard, and the other has brown, curly hair. From left to right, their children are an adolescent boy with a white baseball cap worn backwards, giving his sister bunny ears and holding an infant in a purple onesie who has a pacifier in their mouth. The next child is much younger, has a lot of brown, curly hair, and is grinning widely. The next child is a little older, has long hair with a pink bow, and is wearing a pink shirt, is smiling slightly. Next to her you can see the curly-haired dad is holding a sleeping infant in a blue onesie with a pacifier. The last child is wearing a purple short and has a purple hair tie around a ponytail and is playing on a mobile phone.

Get involved

Kid inspiration: Kids put themselves right in the middle of the action and interact with their language and the people around them. They repeat, listen, ask questions, and talk to themselves--even babies babble for practice. Kids also play games, listen to music, and read books (the same books, hundreds of times) in their language. They learn by doing!

Adult application: Learning doesn't always have to feel like deliberate studying or formal lessons, and you can actually learn a lot by doing the things you already love, like listening to podcasts, binging Netflix, and obsessively scrolling Twitter. Seek out the things you already care about (social justice? fanfic? cooking?) in the new language--this will get you more of that valuable input and keep you motivated. Make sure to interact by singing along, posting comments, chatting in forums, and even writing a chapter of fanfic yourself!

Mix it up

Kid inspiration: Kids surround themselves with language, in many mediums, in many ways. They never do one thing for long!

Adult application: Think of your new language in terms of receptive skills (reading, listening) and productive skills (speaking, writing). To get comfortable using a new language, you'll need all four skills so that you're ready to receive information in the new language and then produce a response to it. Use all four skills right from the start, from the very first day!

Learn patiently, creatively, and with purpose!

There are lots of ways that adult learners, too, can make steady progress in a new language by fitting learning into their busy (adult!) schedules, building consistent study habits, and finding meaningful ways to engage with the language.

Find the learning method and tools that works for you, and stick with it!

To learn more about how to learn a language with Duolingo, read about our recommended approach here and see how much our learners achieve.

Español: ¿Cuál es la mejor forma de aprender un idioma?

Aprender un nuevo idioma lleva paciencia, práctica y, en especial tiempo, así que quienes se encuentran aprendiendo un idioma realmente buscan aprovechar al máximo sus esfuerzos. Si tomamos en cuenta todo lo que sabemos acerca de los idiomas, el aprendizaje y el cerebro, ¿cuál es la mejor forma de aprender un idioma?

No hay un enfoque único que funcione en todos los casos, ya que cada uno de nosotros tiene necesidades, metas y experiencias diferentes al aprender un idioma. Sin embargo, lo que sí sabemos es qué hace que un aprendizaje sea efectivo. En esta entrada, vamos a identificar los métodos más eficaces para impulsar tu aprendizaje de idiomas y, para inspirarnos, vamos a observar a quienes aprenden idiomas mejor que nadie: ¡los niños!

Ilustración de una bebé vestida de morado sentada en el piso con los brazos arriba y une sonrisa de alegría. La bebé tiene un rizo rubio y un moño morado en la cabeza.

¡Hasta un bebé puede hacerlo!

Los niños son los campeones del aprendizaje de idiomas. ¡Hacen que se vea tan fácil! De hecho, los niños deben pasar por muchos años de prueba y error para lograr convertirse en buenos conversadores que se expresen con claridad y que sepan qué decir, así como (igual de importante) qué no decir. Probablemente hayas escuchado que los cerebros de los bebés son mejores para aprender idiomas. Si bien es cierto, hay mucho más detrás de eso.

Los niños aprenden como nadie gracias a las situaciones del lenguaje en las que participan. Se ven altamente motivados a comunicarse y conectarse con el mundo que los rodea y para ello usan todo tipo de lenguajes, sin importar qué tan adulto o sofisticado pueda sonar su idioma. No se preocupan por aprender todas las reglas gramaticales, los términos exactos o la mejor manera de expresar algo: se comunican cueste lo que cueste, con las palabras y la gramática con la que cuentan. Esa es una lección para todos los que están aprendiendo idiomas.

Estos pequeños expertos nos pueden dar muchas otras lecciones:

Rodéate del idioma

Inspiración infantil: Los niños están rodeados mañana, tarde y noche por el idioma que están aprendiendo y gracias a eso reciben mucha información.

Lección para los adultos: Tu cerebro necesita muchos ejemplos del idioma (vocabulario, gramática, sonidos, reglas acerca de dónde y cómo usar determinados términos) así que la primera regla para aprender como un niño es rodearte del idioma ¡lo más posible! Como puedas, cuando puedas, y con las herramientas que tengas.

La información que reciben los niños es especialmente buena porque es muy completa. Las fichas y las tablas de verbos pueden ayudarte a reforzar y organizar lo que aprendes en otro lugar, pero el aprendizaje de verdad es el que ocurre cuando el idioma viene con un contexto relevante, como frases y oraciones más largas, historias, diálogos, imágenes y escenarios de la vida real. Recibir buena información y todo su contexto te ayudará a identificar patrones, a memorizarlos y a tenerlos listos para emplearlos al comunicarte.

Dos niños están sentados en el piso jugando con un gato naranja. Uno de los niños tiene la piel clara y una camiseta morada, pantalones morados y una gorra de béisbol al revés, y está observando al gato. El otro niño tiene la piel obscura, pantalones azules y una camisa amarilla, y está jugando con el gato con un juguete con plumas.

Tómate tu tiempo

Inspiración infantil: A los niños les toma años aprender todos los elementos de su idioma y no llegan a dominar algunos de los sonidos y frases gramaticales más complicadas hasta que están en edad escolar. ¡Es un aprendizaje que continúa después de nuestra adolescencia y más allá!

Lección para los adultos: Aprender un nuevo idioma lleva mucho tiempo, pero la mayoría de las personas que están aprendiendo no necesitan la agilidad impecable de un orador. Sentir confianza y querer entablar conversaciones es una meta más que admirable y no es necesario que pasen años hasta que llegues a ese punto. Piensa en las necesidades particulares que tienes con relación a ese idioma y después decide la meta de dominio que mejor se adapte a ti, en lugar de intentar lograr lo que los niños logran a los 5 años (o a los 7, 15 o 35). Quizás planees hablar todo el tiempo en inglés la próxima vez que vayas de viaje al extanjero, pero elegir metas a corto plazo te ayudará a desarrollar un hábito de estudio sustentable que te permitirá sentir tu progreso a medida que avances. No hay atajos o soluciones rápidas, así que tómate tu tiempo y enfócate en aprender poco a poco: así podrás alcanzar la meta que te propusiste.

No temas equivocarte

Inspiración infantil: Los niños no se preocupan tanto por hablar un idioma tan perfecto como el de un adulto y prefieren en cambio enfocarse en la comunicación. Tienen menos filtros afectivos que los adultos, lo que significa que están menos preocupados por cometer errores frente a otros y sienten menos ansiedad al momento de expresar lo que piensan (¿les suena familiar, padres?).

Lección para los adultos: Concéntrate en comunicar qué es lo que intentas decir y no te preocupes tanto por ser perfecto. Los errores son parte esencial del aprendizaje de idiomas: muestran los lugares donde tu cerebro aún está probando qué funciona y qué no. Al cometer errores, prestarás atención a cuál es la forma correcta para usarla más adelante. Arriesgarnos a cometer errores también significa que estamos ayudando a nuestro cerebro a desarrollar conexiones para entender, usar y recuperar el idioma de nuestra mente de una forma más efectiva. ¡Es un riesgo que vale la pena!

Dos padres con sus seis hijos. Uno de los padres está calvo y tiene barba, y el otro tiene el cabello marrón y rizado. De izquierda a derecha,sus hijos son un chico adolescente con una gorra de béisbol blanca al revéz, poniéndole orejas de conejo a su hermana, y cargando a un bebé vestido de morado con un chupete en la boca. El siguiente niño es mucho más joven y tiene el cabello marrón, rizado y una enorme sonrisa. A continuación está una niña un poco más grande, con cabello largo y un moño rosado, una camisa también rosada y una pequeña sonrisa. A su lado, el padre con el pelo rizado esta cargando a un bebé vestido de azul con un chupete. Al final está una niña vestida de morado, con un lazo también morado en el pelo, y jugando con un teléfono móvil.

¡A involucrarse!

Inspiración infantil: Los niños suelen ponerse en el medio de la acción e interactúan con el idioma y con las personas que los rodean. Repiten, escuchan, hacen preguntas y hablan consigo mismos (incluso los bebés, que balbucean para practicar). Los niños también juegan juegos, escuchan música y leen libros (los mismos libros, miles de veces) en su idioma. ¡Aprenden al hacer cosas!

Lección para los adultos: Aprender no tiene que sentirse siempre como una lección formal o una sesión de estudios. Puedes hacer las cosas que disfrutas y aprender, ya sea que escuches podcasts, mires series y películas en Netflix o que pases horas y horas en Twitter. Busca cosas que te interesen (¿tal vez la justicia social? ¿fanfictions? ¿o qué tal cocinar?) en tu nuevo idioma. Así serás capaz de recibir más información y además mantener tu motivación. Asegúrate también de cantar a coro las canciones, de escribir comentarios, de hablar en foros ¡e incluso de escribir algunos capítulos de tu propia fanfic!

Mezcla el contenido

Inspiración infantil: Los niños se rodean del idioma, a través de varios medios y de varias maneras. ¡Nunca hacen lo mismo por mucho tiempo!

Lección para los adultos: Piensa en tu nuevo idioma en términos de habilidades receptivas (leer y escuchar) y habilidades productivas. Para sentir comodidad al usar un nuevo idioma, necesitarás estas cuatro habilidades para recibir la información en el nuevo idioma y luego producir una respuesta. ¡Usa las cuatro habilidades desde el comienzo, desde el primer día!

¡Aprende con paciencia, creatividad y sentido!

Hay muchas formas en que los adultos pueden, también, lograr un progreso continuo al incluir al aprendizaje dentro de sus apretadas (¡y adultas!) agendas, al desarrollar hábitos de estudio consistentes y al encontrar formas significativas de involucrarse con el idioma.

¡Encuentra el método y las herramientas que más te sirvan a ti y hazlos tuyos!

Si quieres saber más sobre cómo aprender un idioma con Duolingo, puedes leer acerca de nuestro enfoque recomendado aquí y ver todo lo que logran nuestros usuarios.